Propuesta en la Cámara Baja para que los jóvenes españoles aprendan a conducir antes del carné

Con un certificado escolar en seguridad vial y un permiso gradual de conducción acompañada

España es uno de los pocos países de Europa en que el joven de 18 años aprende a conducir después de obtener el carné, el presidente de la Fundación del Colegio de Gestores Administrativos de Madrid, Fernando Santiago, propuso hace unos días en el Congreso de los Diputados que los jóvenes españoles aprendan a conducir un vehículo antes de obtener el carné, con el fin de afrontar las debilidades del actual sistema de formación vial y reducir el número de accidentes de tráfico entre la población de menos edad.

Así, defendió la puesta en marcha de un certificado escolar obligatorio en seguridad vial y de un permiso gradual de conducción acompañada, propuestas recogidas en el informe “Mirando al futuro: búsqueda de soluciones al problema de la siniestralidad vial de los jóvenes” que han elaborado la organización a la que representa junto con la Universidad Complutense de Madrid, y que se presentó ante los diputados de la Comisión sobre Seguridad Vial y Movilidad Sostenible de la Cámara Baja.

Santiago subrayó que los accidentes de tráfico son la primera causa de muerte de los jóvenes españoles de entre 15 y 29 años, pese a las mejoras importantes y de mucho calado” puestas en marcha en los últimos años.

Señaló que un porcentaje muy alto de los accidentes de tráfico se podrían prevenir y, en muchos de los casos en que no lo son, sus efectos más graves se pueden evitar o minimizar, y que la socialización temprana tiene un impacto determinante en la prevención de los siniestros en carretera”.

Tenemos una asignatura pendiente en este aspecto. Hay que enseñar y socializar a los niños y jóvenes a través de la inclusión, desde primaria, de la formación obligatoria en seguridad vial. Deben aprender seguridad vial, apuntó.

En este sentido, recalcó que los jóvenes conductores noveles son un grupo de alto riesgo sobre todo en los seis meses siguientes a la obtención del carné de conducir y que España es uno de los pocos países de Europa en que el joven de 18 años aprende a conducir después de obtener el carné.

En el porcentaje de colisiones influye más la inexperiencia que la propia edad. Y un elemento corrector crucial es la conducción acompañada, haciendo que cuando el joven de 18 años asuma la conducción en solitario, ésta sea más segura, más hábil y consciente. Los resultados demuestran que un mayor nivel de experiencia adquirida durante el periodo de supervisión, cuando el joven tiene 16 ó 17 años, implica bajos índices de riesgo en el periodo en solitario, apostilló.

Por ello, recomendó a los diputados la adopción de un certificado escolar obligatorio de seguridad vial. Hemos de incluir en el currículo escolar, desde primaria, la educación vial y hemos de reforzar el papel de las autoescuelas, previo a la obtención del carné de conducir, recalcó.

Además, aconsejó que se ponga en marcha un permiso gradual de conducción para jóvenes que contemple la conducción acompañada, con el fin de hacer un tránsito gradual de la formación teórica, que ofrece el certificado, a la formación práctica, que ofrecen las autoescuelas y la conducción acompañada.