La DGT estrena un helicóptero radar de velocidad para la Operación de Semana Santa

La DGT estrena un helicóptero radar de velocidad para la Operación de Semana Santa

DGT-Pegasus-2

Se llama Pegasus y controlará sobre todo las vías convencionales

.El nuevo “ojo” de Tráfico hace mediciones cada tres segundos

.Este viernes arranca la operación especial Semana Santa

Se llama Pegasus y es el nuevo radar de la DGT, que instalado en uno de los 19 helicópteros de Tráfico controlará desde el aire esta Semana Santa la velocidad a la que circulan los vehículos, sobre todo en vías convenciones o las que no tienen separación física entre ambos sentidos.

Con motivo de la presentación de la Operación Especial de Tráfico de las vacaciones de Semana Santa en que se prevén a partir de este viernes y hasta el 1 de abril 13 millones de desplazamientos, la directora de la DGT, María Seguí, ha aprovechado para presentar este nueva herramienta de control de velocidad.

“Una primicia mundial como ya lo fue dotar de cámaras a los helicópteros de Tráfico”, ha asegurado Seguí, que ha hecho hincapié en que el “Pegasus” contribuirá a controlar a aquellos que exceden los límites de velocidad en las carreteras secundarias, donde se concentra precisamente el 78% de los accidentes mortales.

Hace mediciones de la velocidad cada tres segundos
Para su puesta en marcha, Tráfico ha dotado a uno de sus helicópteros de un radar, el Pegasus, un mecanismo que dispone de un radar incorporado a su cámara de vigilancia y de un sistema informático que cada tres segundos hace mediciones sobre un vehículo y calcula casi al instante la velocidad a la que circula.

El nuevo “ojo” de Tráfico sobrevolará a 300 metros de altura y, una vez que detecte que el conductor ha sobrepasado la velocidad, su sistema tramitará la sanción como cualquier otro radar fijo o móvil instalado en las carreteras.

“Pegasus” es capaz de “cazar” velocidades de hasta 360 km/h y, gracias al sistema informático, tramita la infracción como cualquier otro radar fijo o móvil instalado en las carreteras por lo que la sanción llegará al domicilio del conductor.

La misión de esta novedosa herramienta se centrará especialmente en carreteras secundarias, las vías que no tienen separación física entre ambos sentidos y en las que suele ser más difícil establecer controles de velocidad convencionales.

La DGT anunció recientemente una reforma en los límites de velocidad que incluye aumentar a 130 km/h el límite en algunos tramos de autovías y autopistas, bajarlo a 50 km/h en algunas carreteras secundarias y a 30 km/h en tramos de ciudad. Según el borrador del Reglamento General de Circulación también se prohíben los detectores de radar.